Textos:
De la redacción de Croquizar. Decir mucho, en pocas líneas
En base a fuentes libres citadas en el artículo

Situada en el corazón de Oriente Medio, Beirut ha sido siempre una ciudad cosmopolita, punto de enlace cultural y geográfico entre Europa y Oriente Medio. Su historia no podía haber sido más diversa: el paso de fenicios, romanos, mamelucos, otomanos y el dominio colonial ha dado forma a la ciudad; y esta acumulación de capas históricas ha inspirado el diseño del edificio residencial Beirut Terraces. La parcela forma parte del plan director que pretende reconstruir y revitalizar el área cercana al puerto deportivo, donde todavía son visibles las cicatrices provocadas por el coche bomba que acabó con la vida del primer ministro Rafik Hariri en 2005.

Cinco principios definen el proyecto: la superposición de capas y terrazas, la dualidad interior y exterior, la vegetación, el equilibrio entre vistas y privacidad, la luz y la identidad. El resultado es un edificio formado por la superposición vertical de estratos: una serie de losas de diferentes tamaños permite la interacción entre apertura y privacidad, lo que fomenta una relación flexible entre el interior y el exterior. La calidad de los detalles y la cuidadosa elección de los materiales dan como resultado un edificio que combina eficiencia y lujo. Por su parte, los sistemas climáticos y el uso de vegetación específica mejoran la sostenibilidad y las características ambientales.

Esta torre estratificada, que llega hasta los 119 metros de altura, está formada por estancias que avanzan o retroceden generando terrazas y voladizos, espacios de luz o sombra, lugares íntimos o expuestos; de manera que cada apartamento es único. Para garantizar esta diversidad, sin prescindir de una solución constructiva razonable, el edificio se compone de cinco tipos de pisos modulares que se repiten en diferentes combinaciones. La estructura portante se concentra en un núcleo cruciforme y en una retícula regular de columnas que salvan luces de 14,7 metros. Esto hace que las divisiones de los apartamentos no sean estructurales y su distribución esté abierta a introducir cambios en el futuro.

El clima moderado de Beirut, uno de sus mayores atractivos, hace que la vida al aire libre forme parte de su cultura urbana. Este factor se incorpora al diseño, disolviendo la transición entre el interior y el exterior, de manera que las terrazas se convierten en estancias. De la misma forma, el proyecto se funde con su entorno a través de la vegetación. El bulevar verde propuesto por el plan director continúa verticalmente a través de las diferentes plataformas de la torre. Las diferentes especies vegetales actúan como pantallas, arrojando sombra, asegurando la privacidad y generando microclimas en torno a cada apartamento.

Programa: Vivienda en altura
Ubicación: Beirut – Libano
Autores: Herzog & de Meuron
Fecha: 2017

Fuente

Fotografía

Recaudos gráficos